¿Juguetes educativos o juguetes que diviertan a los niños?

Los niños desde que nacen tienen una tendencia a la curiosidad, el movimiento, la especulación o la intención de relacionarse con su entorno. Por ello, regalar juguetes una gran decisión debido a que ayudan al desarrollo de los más pequeños a la vez que reúnen todas las actividades propias de los niños en un solo objeto. A la hora de comprar juguetes de madera debemos elegir aquellos que se ajusten a la edad de los niños en cada momento.

Los juguetes de madera, además, permiten el desarrollo de las cualidades de la personalidad de cada niño como es el perfeccionamiento de sus habilidades, la canalización de su energía física, mental y emocional o el incremento de su creatividad. Por otro lado, el juego ayuda a los niños a socializarse.

Sin embargo, no todos los juguetes tienen el mismo nivel educativo. Para detectar cuáles son los juguetes más adecuados debemos comprobar que respetan su personalidad a la vez que se adaptan a sus gustos y diversión. El disfrute de los niños a la hora de jugar con juguetes de madera es fundamental para su desarrollo. La clave del juego es que los niños aprenden sin darse cuenta, se concentren en aprender a jugar mientras que su cerebro comienza a adquirir los conocimientos que van aprendiendo de forma involuntaria.

Por ello, los juguetes de madera deben ser educativos a la vez que divertidos. Cuando un juguete es únicamente educativo, llevará intrínseco el desarrollo de facultades en los niños aunque no se llegará al nivel máximo de aprendizaje debido a que los niños se cansarán de jugar y no centrarán toda su atención al juego. Hoy en día, hay inmensidad de juguetes de madera que cumplen a la perfección ambas características como son los juguetes de madera musicales, de arrastre o de habilidad, entre otros.

No obstante, esto no significa que debamos estar cada día regalando un juguete a los niños. Los pequeños necesitan un tiempo de adaptación y disfrute de los juguetes de madera para que su cerebro y cuerpo vayan interiorizando todo lo aprendido. Además, reducir el número de regalos permite que los niños valoren lo que tienen y lo cuiden, dos aspectos igualmente importantes para el desarrollo de los pequeños. En esta misma línea, se debe inculcar el juego con otros niños para que aprendan a compartir sus cosas y su proceso de aprendizaje sea más efectivo.

 

Share

También te puede gustar